¿Distancia larga o distancia corta?¿a cuál me apunto?

Es muy habitual, en los tiempos de bonanza que corren para el running que, a la hora de apuntarnos a una carrera, nos encontremos que nos ofrece varias opciones de distancia y dureza ante las cuales, a veces, dudamos. No tod@s tenemos claro el tipo de corredor (o corredora) que somos, y no conocer nuestros límites puede llevarnos a sufrir más de un disgusto. En esta ocasión, nos hemos puesto a preguntar transversalmente a un nutrido grupo de corredores del Trazacaminos Club, entre los cuales nos encontramos, como no podía ser de otra forma, una diversidad de opiniones que quizá os ayude a aclarar vuestro concepto a la hora de aplicar por una distancia u otra.

brian-metzler-296165

Uno de los más experimentados, Antonio Hermoso, opta sin dudarlo por las distancias largas. “La posibilidad de recorrer una isla como Gran Canaria, una sierra como Guadarrama o visitar picos emblemáticos como Gorbeia y Aitzkorri en una tirada, es algo que sólo te da una ultradistancia. Experimentas sensaciones límite que, a la larga, enganchan, no obstante debes ser consciente de la preparación que ella misma requiere”. En este sentido, hablando del aspecto físico nos escribe Francisco, también experimentado corredor, quien entró en la montaña y las ultradistancias  con un objetivo de pérdida de peso y, aunque confiesa disfrutarlas más “por el simple hecho de la autogestión que conllevan” (ese componente de autosuficiencia a la hora de afrontar este tipo de pruebas), también gusta de “aplicarse en las distancias cortas, donde el esfuerzo cardiaco y muscular es más intenso”.

jenny-hill-202432

Movernos de rango de edad no difiere el foco, pues al preguntarle a Mª José Recio, con una trayectoria corta (algo más de un año) pero nutrida en montaña, nos apunta que, “aunque ha sufrido los inconvenientes típicos de la larga distancia (climatología, cansancio, lesiones de desgaste), no significan nada cuando lo comparas con la sensación de entrar en meta y besar el suelo tras superar un reto que muchos antojaron imposible”. Raúl Gómez, a la sazón uno de los artífices de #RockTheRoofs, amplía el espectro tras enseñarnos su temporada, donde ha finalizado pruebas como el Kilómetro Vertical del Aventón de las Palancas (1.8km +1052m) o EHunmilak (168km +11000m). “A mí, siempre dentro de la montaña, me gusta disfrutar todas sus variables. Sin ser especialista en ninguna versión concreta, la exigencia viaja de los pies a la cabeza según va creciendo la distancia, con lo que tienes que darlo todo físicamente en los escasos 45′ en los que subes un vertical, y mentalmente en las 44h (en mi caso) que invertí en terminar las ‘cien millas vascas’ de EHunmilak”.

Por darte una conclusión, querido Rocktheroofer, si estás empezando, la evolución natural va a ser la de ir asimilando largas distancias a medida que coges experiencia. No tengas prisa, porque puede jugarte una mala pasada, y siempre disfruta de dar el máximo de ti. Si ves que, aun dando el máximo en una distancia, el cuerpo pide más, salta al siguiente escalón, ¡pero usa siempre la cabeza!

alex-gorham-325765.jpg

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s