Correr solo vs. correr acompañado

Hola rocktheroofers!

Hoy hemos querido traeros este topic, ya que muchas veces, a la hora de correr una carrera de mayor entidad (larga o ultradistancia), nos planteamos hacerla en compañía, por aquello de no pasar demasiadas horas solo en el terreno. Sobre el papel todo pinta bien; un equipo, amistad, complicidad, horas y kilómetros por delante pero, ¿es todo tan bonito como lo pintamos? ¿qué responsabilidades se contraen? ¿merece la pena?

En este sentido, nuestro corredor Jose Juan Cantero nos habla de su experiencia en GTP Peñalara donde, casi sin planificarlo, y tras haberlo dejado atrás en los kilómetros iniciales, terminó formando equipo con nuestros (también) corredores Salvador Salvatierra y José Antonio Ruiz, resultando a la postre vital esta unión para que los tres finalizasen la prueba. En palabras de José Juan, de no haber sido por este encuentro fortuito, jamás hubiese cruzado la linea de meta. Muchas veces una voz experta pone en calma cualquier tempestad mental, y en este sentido, correr en equipo puede ayudar a subsanar bajadas de ánimo o mentales en puntos determinados del recorrido.

brian-erickson-355638.jpg

Desde la otra cara de la moneda nos habla nuestro ‘ultrero’ Jose Manuel Herrera quien, pese a que considera ‘algo bonito’ poder correr en compañía, pero los matices de sincronía le hicieron plantearse retos como 101km y USN Sierra Nevada en solitario. En este sentido, Herrera nos destaca el compromiso adquirido con uno mismo, la capacidad de sacrificio y realización personal que siente corriendo sólo, en autonomía, sin depender ni afectar al ritmo de un compañero cosa que, como dice (y sin faltarle razón), puede condicionar la carrera por completo.

Marcos Asenjo y Jesús González, a la sazón corredor y responsable de Trazacaminos Trail Running Store respectivamente, abogan por correr solos. Según Asenjo, ‘cada carrera es una lucha contra tus límites, que sólo tú conoces, umbrales de dolor o cansancio que sólo tú vives, y picos de intensidad que sólo tú experimentas, con lo que carece de sentido obligar a otros corredores a acelerar o ralentizar por ello’. González, cuya labor en tienda compagina con la de entrenador, nos alega la oportunidad de ‘conocerte a ti mismo, entrar en contacto con el entorno y desconectar de lo que te rodea habitualmente, además de la autoexigencia, que debe ser impuesta por ti y no por el ritmo de un compañero.’

alex-gorham-314766

Suscribiendo estas lineas os habla alguien que considera también la carrera en solitario como la mejor forma de afrontar este tipo de pruebas. Ya no sólo por los ritmos y picos de forma a lo largo del evento, sino por la planificación y entrenamiento previos. Por una parte, vivimos con distintas circunstancias nuestro día a día, con lo que no podemos afrontar los entrenamientos previos con las mismas garantías. De otra, el factor económico es algo que hemos de tener en cuenta; las ultradistancias requieren de una serie de materiales de los que no todos disponen, y no todo el mundo está dispuesto a adquirir, pese a que a la postre puedan salvarnos de más de un disgusto. No obstante, la experiencia de poder recorrer kilómetros con alguien de confianza, ayudarle en sus flaquezas y recibir ayuda en las tuyas, así como cruzar la linea de meta juntos, la sensación del trabajo bien hecho tras una veintena de horas en camino, es algo muy a tener en cuenta, pues ese tipo de vivencias también merecen un hueco en nuestro podio de sensaciones. Y vosotr@s, ¿qué pensáis?

20170930_091022.jpg

 

 

 

 

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s